Centro acreditado BTI


El uso de plasma rico en factores de crecimiento es parte de la medicina regenerativa, este tratamiento ha supuesto una revolución para la salud, ya que es posible utilizar los propios recursos de nuestro organismo para regenerar tejidos y recuperar sus funciones. Se logra la sustitución de tejido destruido o deteriorado por tejido nuevo, de forma natural y en mucho menos tiempo que con los tratamientos tradicionales.

Con la tecnología biomédica empleada procesamos una mínima cantidad de sangre del paciente para facilitar el aislamiento, la concentración y la activación de las proteínas implicadas en la regeneración de los tejidos, estas proteínas, poseen una alta actividad biológica en la regeneración de tejidos dañados. Luego procedemos a su adecuada aplicación en el lugar de la lesión y así:

  • Se estimula el proceso de cicatrización y regeneración tisular.
  • Reduce la inflamación y dolor.
  • Incrementa la proliferación de células y factores de crecimiento.
  • Acelera la recuperación.
  • Reduce el tiempo de tratamiento.
  • Aumenta la tasa de éxito.
  • Al tratarse con el plasma del propio paciente no se desarrolla una reacción alérgica o rechazo hacia el tratamiento.
  • Hoy en día su práctica está extendida a diversas especialidades de la medicina, especialmente la medicina deportiva de alto nivel, donde son frecuentes tratamientos de garantías que produzcan la rápida y segura recuperación ósea y muscular.

En Clínica Barcia hemos optado por emplear La tecnología PRGF®-Endoret® de BTI, empresa referente científico a nivel mundial en investigación biomédica y medicina regenerativa, capaz de ofrecer las máximas certificaciones sanitarias y vanguardia en investigación. La fabricación del producto ha sido realizada bajo las más estrictas normas de calidad y nuestro personal ha recibido formación adecuada y específica para el empleo de los kits monouso desechables de obtención y preparación del plasma.

Por sus beneficios, el uso de Plasma rico en factores de crecimiento tiene diversas aplicaciones en odontología como: Extracciones dentales, implantología, pacientes con pérdida de hueso o tratamientos de defectos periodontales.